domingo, 26 de junio de 2022

13º Ordinario
SS. Juan y Pablo, mártires

LECTURAS DE HOY

  • 1ª Lectura: 1 Re 19,16b.19-21
  • Salmo: 15
  • 2ª Lectura: Gal 5,1.13-18
  • Evangelio: Lc 9,51-62

  • Te seguiré a dondequiera que vayas

    Lucas nos dice que se acerca el final del tiempo de Jesús, sus seguidores en lugar de permanecer con él se van alejando y rechazando al grado de no dejarlo entrar en Samaria.

    Jesús no nos da sus enseñanzas para que sepamos mucho y aprendamos muchos conceptos de religión; quiere que vivamos mejor y correspondamos al proyecto del Reino de Dios.

    23

    JUNIO
    Jueves
    12ª Semana Ordinario
    San José Cafasso


    2 Re 24,8-17: El rey de Babilonia se llevó cautivos a Joaquín y a todos los hombres poderosos.

    Cuando Jeconías subió al trono tenía dieciocho años, y reinó tres meses en Jerusalén. Su madre se llamaba Nejustá, hija de Elnatán, natural de Jerusalén. Hizo lo que el Señor reprueba, igual que su padre. En aquel tiempo, los oficiales de Nabucodonosor, rey de Babilonia, subieron contra Jerusalén y la cercaron. Nabucodonosor, rey de Babilonia, llegó a Jerusalén cuando sus oficiales la tenían cercada. Jeconías de Judá se rindió al rey de Babilonia, con su madre, sus ministros, generales y funcionarios. El rey de Babilonia los apresó el año octavo de su reinado. Se llevó los tesoros del templo y del palacio y destrozó todos los utensilios de oro que Salomón, rey de Israel, había hecho para el templo según las órdenes del Señor. Deportó a todo Jerusalén, los generales, los ricos –diez mil deportados–, los herreros y cerrajeros; sólo quedó la plebe. Nabucodonosor deportó a Jeconías a Babilonia. Llevó deportados, de Jerusalén a Babilonia, al rey y sus mujeres, sus funcionarios y grandes del reino, todos los ricos –siete mil deportados–, los herreros y cerrajeros –mil deportados–, todos aptos para la guerra. En su lugar nombró rey a su tío Matanías, y le cambió el nombre en Sedecías.


    Sal 78: Socórrenos, Dios, Salvador nuestro.


    Mt 7,15-20: La casa edificada sobre roca y la casa edificada sobre arena.

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No todo el que me dice "Señor, Señor" entrará en el reino de cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Aquel día muchos dirán: "Señor, Señor, ¿no hemos profetizado en tu nombre, y en tu nombre echado demonios, y no hemos hecho en tu nombre muchos milagros?" Yo entonces les declararé: 'Nunca os he conocido. Alejaos de mí, malvados." El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca. El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente.»

    Al terminar Jesús este discurso, la gente estaba admirada de su enseñanza, porque les enseñaba con autoridad, y no como los escribas.


    Comentarios

    No todo el que me diga ¡Señor, Señor! entrará en el reino de los cielos, sino el que cumpla la voluntad de mi padre Dios. Jesús no nos da sus enseñanzas para que sepamos mucho y aprendamos muchos conceptos de religión; quiere que vivamos mejor y correspondamos al proyecto del Reino de Dios. Nos compara con una casa construida sobre roca firme o en falso terreno. Indica lo que pasa cuando se escuchan y practican o no sus enseñanzas.

    El que escucha y practica construye sobre terreno macizo. La construcción puede resistir las tempestades. El que escucha y no vive la enseñanza es como si construyese sobre terreno flojo o arenoso; la casa se derrumbara cuando llega las tempestades. Cuando no hacemos caso de su palabra no hay cambio en la vida personal; se expone a que Dios no te reconozca. Aléjeme de mí los que hacen el mal. Los que viven su palabra tienen temor de Dios; respetan a sus hermanos, viven la compasión y la misericordia de Dios, viven la verdad haciendo la voluntad de Dios construyendo el reino de Dios.

    P. José Refugio Méndez Gallegos

    Visto 87 veces

    Please publish modules in offcanvas position.