miércoles, 10 de agosto de 2022

19ª SEMANA ORDINARIO
San Lorenzo

LECTURAS DE HOY

  • 1ª Lectura: 2 Cor 9, 6-10
  • Salmo: 111
  • Evangelio: Jn 12,24-26

  • El que me sirve será honrado por mi Padre

    Una vez más el Evangelio nos enseña algunas formas de proceder de manera fraterna con comprensión y advertencia a cualquier persona o amigo.


    La parábola de la buena semilla y la cizaña Jesús mismo la explica: Dios siembra la buena semilla del Reino, pero el maligno, el diablo siembra de noche la cizaña [los partidarios del maligno].

    26

    JULIO
    Martes
    17ª Semana Ordinario
    Santos Joaquín y Ana


    Jer 14,17-22: Acuérdate, Señor, de tu alianza con nosotros y no la quebrantes.

    Que mis ojos lloren sin cesar de día y de noche, porque la capital de mi pueblo está afligida por un gran desastre, por una herida gravísima. Si salgo al campo, encuentro gente muerta por la espada; si entro en la ciudad, hallo gente que se muere de hambre. Hasta los profetas y los sacerdotes andan errantes por el país y no saben qué hacer.

    ¿Acaso has rechazado, Señor, a Judá? ¿O te has cansado ya de Sión? ¿Por qué nos has herido tan gravemente, que ya no tenemos remedio? Esperábamos tranquilidad y sólo hay perturbación; esperábamos la curación y sólo encontramos miedo. Reconocemos, Señor, nuestras maldades y las culpas de nuestros padres; hemos pecado contra ti. Por ser tú quien eres, no nos rechaces; no deshonres el trono de tu gloria. Acuérdate, Señor, de tu alianza con nosotros y no la quebrantes. ¿Acaso los ídolos de los paganos pueden hacer llover? ¿Acaso los cielos, por sí solos, pueden darnos la lluvia? Tú solo, Señor y Dios nuestro, haces todas estas cosas, por eso en ti tenemos puesta nuestra esperanza.

     

    Sal 78: Socórrenos, Señor, y te alabaremos.

     

    Mt 13,36-43: Así como recogen la cizaña y la queman, así será el fin del mundo.

    En aquel tiempo, Jesús despidió a la multitud y se fue a su casa. Entonces se le acercaron sus discípulos y le dijeron: "Explícanos la parábola de la cizaña sembrada en el campo". Jesús les contestó: "El sembrador de la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del demonio; el enemigo que la siembra es el demonio; el tiempo de la cosecha es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles. Y así como recogen la cizaña y la queman en el fuego, así sucederá al fin del mundo: el Hijo del hombre enviará a sus ángeles para que arranquen de su Reino a todos los que inducen a otros al pecado y a todos los malvados, y los arrojen en el horno encendido. Allí será el llanto y la desesperación. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga".

     

    Comentarios

    La parábola de la buena semilla y la cizaña Jesús mismo la explica: Dios siembra la buena semilla del Reino, pero el maligno, el diablo siembra de noche la cizaña [los partidarios del maligno].

    La hora de la cosecha es el fin del mundo cuando tenga lugar el juicio y arranque la cizaña. Los corruptos y malvados serán objeto de juicio y condenación y los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. Dios es paciente y mientras estamos en esta vida es sumamente tolerante. Es una gran esperanza para quienes se sienten oprimidos por el mal si se adhieren a Dios.

    La paciencia estimula a la conversión para vivir el reino de Dios, sembrando la fe, la esperanza y el amor a Dios y al prójimo en el campo que es el mundo.

    También el profeta Jeremías enfrenta el reto de infundir ánimo al pueblo de Dios, al encontrarse devastado por la invasión de Babilonia; cuando parecía perdido todo, pero Dios siempre está con nosotros aún en las dificultades por causa de la cizaña. Dios cuida de nosotros porque ha sembrado la buena semilla para vivir el reino de Dios.

    P. José Refugio Méndez Gallegos

    Visto 130 veces

    Please publish modules in offcanvas position.