La buena hospitalidad habla bien de una familia. Hoy contemplamos en Betania a Jesús en casa de Martha, María y Lázaro, que lo reciben en su casa, viviendo la amistad y la cercanía con esa familia.

4

AGOSTO
Martes
27ª Semana Ordinario
San Francisco de Asís


Gál 1,13-24: Quiso revelarme a su Hijo para que yo lo anunciara entre los paganos.

Hermanos: Ciertamente ustedes han oído hablar de mi conducta anterior en el judaísmo, cuando yo perseguía encarnizadamente a la Iglesia de Dios, tratando de destruirla. Deben saber que me distinguía en el judaísmo, entre los jóvenes de mi pueblo y de mi edad, porque los superaba en el celo por las tradiciones paternas. Pero Dios me había elegido desde el seno de mi madre, y por su gracia me llamó. Un día quiso revelarme a su Hijo, para que yo lo anunciara entre los paganos. Inmediatamente, sin solicitar ningún consejo humano y sin ir siquiera a Jerusalén para ver a los apóstoles anteriores a mí, me trasladé a Arabia y después regresé a Damasco. Al cabo de tres años fui a Jerusalén, para ver a Pedro y estuve con él quince días. No vi a ningún otro de los apóstoles, excepto a Santiago, el pariente del Señor. Y Dios es testigo de que no miento en lo que les escribo.

Después me fui a las regiones de Siria y de Cilicia, de manera que las comunidades cristianas de Judea no me conocían personalmente. Lo único que habían oído decir de mí era: "El qué antes nos perseguía, ahora va predicando la fe que en otro tiempo quería destruir", y glorificaban a Dios por mi causa.

 

Sal 138: Condúceme, Señor, por tu camino.

 

Lc 10,38-42: Marta lo recibió en su casa. - María escogió la mejor parte.

En aquel tiempo, entró Jesús en un poblado, y una mujer, llamada Marta, lo recibió en su casa. Ella tenía una hermana, llamada María, la cual se sentó a los pies de Jesús y se puso a escuchar su palabra. Marta, entre tanto, se afanaba en diversos quehaceres, hasta que, acercándose a Jesús, le dijo: "Señor, ¿no te has dado cuenta de que mi hermana me ha dejado sola con todo el quehacer? Dile que me ayude". El Señor le respondió: "Marta, Marta, muchas cosas te preocupan y te inquietan, siendo así que una sola es necesaria. María escogió la mejor parte y nadie se la quitará".

 

Comentarios

La buena hospitalidad habla bien de una familia. Hoy contemplamos en Betania a Jesús en casa de Martha, María y Lázaro, que lo reciben en su casa, viviendo la amistad y la cercanía con esa familia. Martha ocupada en los quehaceres de la casa, apurada haciendo la comida y María a los pies de Jesús, en la actitud de escucha como un discípulo con el maestro en casa, quien lo escucha atentamente, que no se preocupa ni se afana por otras cosas. La escucha de la palabra para el discípulo es la mejor parte y nadie se la quitara. Ante la queja de Martha Jesús amablemente le recuerda que una sola cosa es necesaria y María escogió la mejor parte.

San Pablo que fue partidario fanático de las tradiciones paternas, luego de su conversión a Cristo, fue coherente con su fe y dejó de apoyarse en la ley antigua. Predica ahora la fe que en otro tiempo quería destruir. Sirve a Dios que lo llamó desde el vientre de su madre.

Hoy celebramos a San Francisco de Asís que luego de una juventud disipada se convirtió a Cristo. Renunció a la herencia paterna y se desposó con la pobreza para imitar profundamente a Cristo y predicar el amor a Cristo. Se unió a su pasión tan plenamente que mereció los estigmas de Cristo en su cuerpo. Se hizo hermano de todos los seres, hermano del sol, de la luna; se unió a toda la creación. Fundó la comunidad Franciscana e inspiró a Clara para seguir a Cristo.

P. José Refugio Méndez Gallegos

Visto 281 veces

Please publish modules in offcanvas position.