El inicio de la carta a los Efesios se expresa en un majestuoso himno de alabanza y de acción de gracias.

13

OCTUBRE
Jueves
28ª Semana Ordinario
San Teófilo


Ef 1,1-10: Nos eligió en Cristo antes de crear el mundo.

Yo, Pablo, apóstol de Cristo Jesús por voluntad de Dios, les deseo a ustedes, los hermanos y fieles cristianos que están en Éfeso, la gracia y la paz, de parte de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo. Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en él con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Él nos eligió en Cristo, antes de crear el mundo, para que fuéramos santos e irreprochables a sus ojos, por el amor, y determinó, porque así lo quiso, que, por medio de Jesucristo, fuéramos sus hijos, para que alabemos y glorifiquemos la gracia con que nos ha favorecido por medio de su Hijo amado.

Pues por Cristo, por su sangre, hemos recibido la redención, el perdón de los pecados. Él ha prodigado sobre nosotros el tesoro de su gracia, con toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad. Este es el plan que había proyectado realizar por Cristo, cuando llegara la plenitud de los tiempos: hacer que todas las cosas, las del cielo y las de la tierra, tuvieran a Cristo por cabeza.


Sal 97: El Señor nos ha mostrado su amor y su lealtad.


Lc 11,47-54: Les pedirán cuentas de la sangre de los profetas, desde la sangre de Abel hasta la de Zacarías.

En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos y doctores de la ley: "¡Ay de ustedes, que les construyen sepulcros a los profetas que los padres de ustedes asesinaron! Con eso dan a entender que están de acuerdo con lo que sus padres hicieron, pues ellos los mataron y ustedes les construyen el sepulcro. Por eso dijo la sabiduría de Dios: Yo les mandaré profetas y apóstoles, y los matarán y los perseguirán, para que así se le pida cuentas a esta generación de la sangre de todos los profetas que ha sido derramada desde la creación del mundo, desde la sangre de Abel hasta la de Zacarías, que fue asesinado entre el atrio y el altar. Sí, se lo repito: a esta generación se le pedirán cuentas.

¡Ay de ustedes, doctores de la ley, porque han guardado la llave de la puerta del saber! Ustedes no han entrado, y a los que iban a entrar les han cerrado el paso". Luego que Jesús salió de allí, los escribas y fariseos comenzaron a acosarlo terriblemente con muchas preguntas y a ponerle trampas para ver si podían acusarlo con alguna de sus propias palabras.


Comentarios

El inicio de la carta a los Efesios se expresa en un majestuoso himno de alabanza y de acción de gracias. Se le ha llegado a llamar, por eso, el «Benedictus Paulino» (Cfr. Cántico de Zacarías: Lc 1, 68-79). En él se ensalza el inmenso amor de Dios que –desde siempre y en Cristo– nos ha llamado a la comunión consigo y nos ha asociado gratuitamente a su obra salvadora. A su luz, toda la historia adquiere una nueva orientación y un nuevo sentido. Este misterioso «designio» sitúa a Cristo como Cabeza de todo el universo creado...

El evangelio continúa con las dos últimas amenazas de Jesús contra los malos dirigentes del pueblo. Poseedores de la «llave» del saber religioso, con su obstinada hipocresía ellos mantienen la misma actitud de sus antepasados. Al desoír y hasta atreverse a matar a muchos de los enviados –profetas, sacerdotes y reyes, especialmente– no aciertan a franquear el paso hacia el Reino de Dios ni a sí mismos ni a los demás, sobre todo a los sencillos. Por todo ello, a esta generación «se le pedirán cuentas» de tanta cerrazón y de tanta violencia.

Visto 200 veces

Please publish modules in offcanvas position.